Reseña histórica del Registro del Estado Civil

En la República del Paraguay, en el año 1880 se creó por decreto del Poder Ejecutivo, el Registro Civil de las Personas, siendo la única sede de la Dirección General, una oficina habilitada en la ciudad de Asunción. En el año 1914, el Congreso Nacional de la República del Paraguay sancionó la Ley N° 58, que crea el Registro del Estado Civil de las Personas, con Dirección General, Secciones en la capital y en el interior a cargo de los Jueces de Paz.

Así el Registro del Estado Civil con dependencia del Ministerio de Justicia y Trabajo y de conformidad a la Ley N° 1266 de 1987, se constituye en la única institución del país que tiene como función principal el registro actos jurídicos referentes a la existencia y el estado civil de las personas.

El Registro del Estado Civil es la institución pública responsable de registrar nacimientos, celebración de matrimonios y defunciones, estando a su cargo la custodia de la documentación, el archivo de libro de actas  de dichos actos y la expedición de copias de certificados relacionados a la identidad de la persona.

Los datos consignados en los archivos fijan la identidad de las personas y las relaciones familiares, siendo en consecuencia el principal medio probatorio para acceder a prestaciones sociales y para justificar derechos provenientes de la relación de familia. Además, influyen en diversos registros públicos, tales como el de la identificación, a cargo del Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional, y el Electoral, a cargo de la Justicia Electoral.

El Derecho a la identidad es un derecho fundamental e irrenunciable, consagrado en la Constitución Nacional y los convenios internacionales, suscriptos por el Paraguay, reconocido por el Estado a través de la incorporación de la Convención sobre los Derechos del Niño y el Código de la Niñez y la Adolescencia, legislación que garantiza y protege este derecho. Sus elementos son: el nombre, la nacionalidad y su relación de familia.

El derecho a la identidad constituye un sólido cimiento para el desarrollo integro de todo ser humano, pues a partir de este proceso se individualiza como persona integrante de la sociedad susceptible de contraer derechos y obligaciones.

La protección legal de este Derecho comienza con la inscripción del nacimiento de las personas ante un oficial de Registro del Estado Civil y la obtención del primer certificado de nacimiento, documento con el que se comprueba el hecho natural del nacimiento con vida, y la personalidad jurídica.

Los nacimientos no inscriptos en el Registro del Estado Civil excluyen a las personas de la sociedad negándoles el derecho a una identidad, a un nombre y a una nacionalidad.

El Derecho a la Identidad es previo al Derecho a la Identificación, pues este último solo puede generarse si existe una inscripción en el Registro del Estado Civil, es decir si existe identidad. Una vez inscripto en el Registro Civil el ciudadano adquiere derechos y obligaciones ante la sociedad. En Paraguay, la Identificación se encuentra a cargo del Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional, dependiente del Ministerio del Interior.

La identidad civil es el primer paso necesario para el reconocimiento legal de la persona, como tal contribuye a la mayor protección de personas en condición de vulnerabilidad, facilita el acceso a servicios básicos como la salud y la educación, permite el ejercicio de derechos ciudadanos como el voto, y a su vez provee al Estado la información precisa para el diseño e implementación de programas sociales, planes de desarrollo y políticas públicas.

Una breve historia

Los Hechos y Acto eran Potestad exclusiva de la Iglesia Católica , lugar en que se registraban los bautismos y matrimonios religiosos, hasta la creación del Registro Civil de las Personas en el año 1880, que tuvo, en aquel entonces como única sede la Oficina de la Dirección general con asiento en la ciudad Capital. En el año 1937 se crearon las oficinas de la Primera, Segunda y Tercera Sección, contando en la actualidad con 500 oficinas activas conforme a los informes estadísticos.

En el año 1914 hasta el año 1996, varias Oficinas Regístrales estaban a cargo de los Juzgados de Paz. Estos dependían del Ministerio de Justicia y Trabajo .

El Registro Civil fue instituido por la Ley de la República del Paraguay en fecha 26 de septiembre del año 1880.

Los primeros registros fueron habilitados el 1 de enero del año 1881

En sus comienzos, la Oficina dependía de la Municipalidad hasta que en el año 1889, pasa a constituirse en Institución dependiente del Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Justicia y Trabajo.

En fecha 17 de enero del año 1914 fue promulgada la Ley 58 del Registro del Estado Civil de las Personas, la cual se hallaba constituida en nueve capítulos.

La Ley 58/14 en su capitulo 1 crea un Departamento Administrativo Titulado DIRECCIÓN GENERAL DEL REGISTRO CIVIL, quien queda a cargo del Registro Civil de las Personas.

Esta Ley fue derogada por la Ley 1266 del 4 de noviembre del año 1987. La cual consta de 16 capítulos

La Ley 1266/87 de la Dirección General del Registro del Estado Civil es aplicable en concordancia a la Legislación a través del Código Civil Paraguayo

El Registro del Estado Civil, es un Órgano especializado, dependiente del Ministerio de Justicia y Trabajo, sus actuaciones se encuentran regidas por las disposiciones legales establecidas en la Ley la 1266/87, y sus normas complementarias, Leyes y Resoluciones concordantes, con asiento principal en la Capital de la República.

Esta a cargo de un Director General, quien también ejerce funciones de Oficial del Registro del Estado Civil con todas las prerrogativas del cargo, con jurisdicción y competencia en todo el territorio de la República.

Todos los funcionarios y empleados auxiliares del Registro del Estado Civil son nombrados por el Poder Ejecutivo de acuerdo al Presupuesto General de la Nación y cuenta con la Organización y el personal necesario para su buen funcionamiento previsto en el Presupuesto General de la Nación.


© 1880 - 2022 Todos los derechos reservados

Consejo Clarciev